En Primera Persona: LO QUE DEBEMOS SABER SOBRE LA DIABETES TIPO 1

11053361_818422074901317_9123945134093924279_n

La diabetes tipo 1 no se puede prevenir.

Es como una granada que cae en tu hogar y que no se puede desactivar. Pero si bien no se previene, podés estar atento a los síntomas para que el diagnóstico temprano y que no termine en un coma por cetoacidosis como en el caso de mi hijo.

Los síntomas son repentinos y en general todos juntos: Sed. Hambre. Pérdida de peso en forma abrupta. Cansancio. Orinar mucho.

Así de golpe te sorprende y se instala. Señales de que el páncreas ya no produce células betas porque que el propio cuerpo las ataca. Es una enfermedad enfermedad autoinmune. El cuerpo deja de reconocer las células betas productoras de insulina, como algo propio .

Qué se hace? Gracias a Dios existe la insulina.

Medimos la glucemia e inyectamos dos tipos de insulina. Una de base y otra de acción rápida. Pesamos los alimentos y contamos los carbohidratos para calcular que dosis de insulina rápida  debemos inyectar. Imitamos la función del páncreas.

Imitamos. No igualamos.

Nos da un enorme trabajo emocional. Lo hacemos con amor infinito. No hay opciones.

En nuestro caso, el tratamiento es medir al menos 10 veces la glucemia en sangre, antes de comer, 2 horas después de comer y mientras duerme, para detectar hiper o hipoglucemias.

Saber los síntomas si bien no evita la diabetes tipo 1, hace la diferencia entre salir del hospital con el tratamiento, y casi no lograrlo como en nuestro caso.

Muchos pediatras no reconocen estos síntomas y pueden confundirlos con síntomas de crecimiento, berrinches, etc..

Si esto duele? Claro! El dolor del alma de una madre no se mide con ningún centímetro.

Porque en su mayor porcentaje esto ocurre en niños.

Qué me mantiene en pie? La fe en que un día porque si, su sistema inmune deje de atacar a sus bellas células betas. Y su sonrisa. Y su amor. Y su ejemplo de resiliencia.

Mi frase de cabecera es *SEA AMABLE CUANDO ME VE*, si no puede ser empático, al menos sea amable.

Y jamás, cometa el error de darnos un consejo que bien le serviría a un diabetico tipo 2, son dos enfermedades que llevan el mismo nombre, pero distinto apellido, la de mi hijo se apellida TIPO 1, insulinodependiente.

Cual es el porcentaje? 1 cada 100,000 niños tiene diabetes tipo 1, y lamentablemente, tiende a crecer…
ESCRIBE : FABIANA CHARITO
MADRE DE UN NIÑO CON DIABETES TIPO 1
Este artículo está especialmente dedicado a Emanuel, un valiente.
Anuncios