Entre los amish no hay casos de autismo y no están vacunados…casualidad?

Niños Amish inmunes a las alergias1

 

La gente fuera de la comunidad de salud alternativa se confunde a menudo por la falta de autismo en los Amish. Los amish no experimentan el autismo, o cualquiera de los otros problemas de aprendizaje que afectan a nuestra sociedad tecnológica. Los amish viven en una sociedad que se compone de las tecnologías e ideales obsoletos, para los estándares actuales. Su dieta consiste en comer productos orgánicos, frescos, cultivados localmente, y por supuesto, que no siguen las rutinas de vacunación establecidas. Para consternación de los principales medios de comunicación y el establecimiento médico, esto ha dado lugar a una población más sana, que no es vulnerable a todas nuestras enfermedades crónicas. Las enfermedades del corazón, cáncer y diabetes son prácticamente inexistentes en los pueblos de Amish. Igualmente inexistentes son los modernos medicamentos de síntesis química, ingeniería química mejorada, alimentos transgénicos, y por supuesto, las vacunas. ¿Cómo es que los que están sin los “milagros” de la medicina ortodoxa moderna son más saludables? La verdad acerca de la salud, la medicina, y cómo ambos se relacionan con los amish se está convirtiendo en una vergüenza para algunos más poderosos.

Ha habido 3 (sí tres) casos comprobados de autismo entre los Amish, y al menos dos de esos niños fueron vacunados. No se dispone de información para el tercero, aunque recientes publicaciones nos dan cuenta de un niño adoptado por la comunidad amish. La fuerte correlación entre las vacunas y el autismo es absolutamente innegable, a menos que usted trabaje para la comunidad médica, el gobierno o los grandes medios. Los defensores de la afirmación del status quo sostienen que los Amish, obviamente, tienen un gen muy especial que los hace inmunes al autismo. Ellos patéticamente tratan de racionalizar que el autismo es algún tipo de falla genética. Esto es verdaderamente la F.D.A. y A.M.A. la ciencia en toda su gloria resplandeciente. Pro-vacunas están dispuestos a abrazar una explicación ridícula, siempre y cuando no tengan que aceptar que todo el sector de las vacunas está provocando una enfermedad crónica, dejando con autismo a 1 de cada 50 niños ahora.

Cuando a los amish se los deja simplemente solos vivir libres de toxinas químicas que se encuentran en nuestras medicinas y alimentos, no se ven afectados con enfermedades, discapacidades de aprendizaje o autismo. Son categóricamente más inteligentes, con la excepción de avanzada (nivel universitario) habilidades de escritura, lo cual es explicable por el hecho de que el Inglés no es su lengua materna. Podrían tener los Amish genes extraordinarios o su forma tan particular y sabia de asumir la vida simple, lejos de las cosas que nos hacen mal ser un factor importante en el resultado positivo que demuestran en lo que respecta a las enfermedades. La sociedad podría aprender mucho de su ejemplo, si tan solo dejara de envenenarse en forma rutinaria.

Basado en El informe Wyze Salud

Georgina Gallotti Talavera

 

RELACIONADO

1 DE CADA 50 NIÑOS PADECE AUTISMO EN EE.UU.

 

Anuncios